Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Cuentos’ Category

una semana en el nidoCuento para aprender los días de la semana, de una manera divertida y que a los más pequeños les encanta. Cada día de la semana tiene la sorpresa de que del huevo sale un animal. Es muy entretenido, están pendientes del animal que sale y van memorizando lo que la gallina le dice a cada uno de ellos.

Este curso lo he colocado en la asamblea, para que cada día el encargado sea el que saque al animal del huevo, y coloque el cartel con el nombre del día de la semana.

Este es el cuento:

“Allá por los tiempos nuevos, había una gallinita, muy triste la pobrecita, por no poder poner huevos.

Pero un buen día, una idea, a su cabeza llegó:

a su nido se llevó todos los huevos perdidos que en su camino encontró. Ahora  os contaré qué es lo que nació.

Un buen día tempranito un huevo chico se abrió. Y un pájaro pequeñito, pía que pía nació. Y como era el primer día de la semana, al pollo le llamó LUNES y con lunes se quedó.

Al día siguiente por la tarde se rompió un huevo amarillo. Vino al mundo una serpiente que le enseñaba el colmillo. A ti te llamaré MARTES, y más vale que te apartes.

Un día después, del rosa nació una tortuga hermosa, a ésta la llamó MIÉRCOLES, así como si tal cosa.

De mañana, al cuarto día , nació un lindo pececito, que saltaba de alegría y no paraba ni un ratito. Ya que tú tanto te mueves, creo que te llamaré JUEVES.

Al día siguiente muy tempranito, nació un cocodrilo hermoso, que sólo tenía dos dientes y aspecto de perezoso. Escucha, a ver si me atiendes, te bautizo como VIERNES.

Así que mamá gallina, la que nunca puso huevos, por fin tuvo muchos hijos y muchos cariños nuevos.

Pero su historia no acabó, pues un huevo le quedaba, era grande y se rompió, justo en el fin de semana. Dos dinosaurios nacieron, SÄBADO Y DOMINGO son, y a esta familia se unieron con todo su corazón.

Read Full Post »

Este curso hemos empezado trabajando los cuentos de la biblioteca de aula. El primer cuento que han elegido ha sido “la araña hacendosa” de Eric Carle. Después de leer el cuento, dramatizarlo, reflexionar sobre la actitud perseverante de la araña, hemos conocido a los personajes.
cuento

Con estos dibujos de los personajes juegan a contar el cuento, los ordenan según aparecen, hacen los sonidos de los animales etc.

Trabajan, juegan y escriben los nombres.

Hacen puzzles, juegan a asociar los personajes y aprenden tamaños.

Han aprendido muchas cosas sobre las arañas: tienen 8 patas, cuatro a cada lado; tejen telas para atrapar la comida, hay de muchos tamaños etc, y la canción de Witsi araña.


¡Nuestras arañas de plastilina!
araña plasti

Read Full Post »

Forman parte de la literatura de tradición oral. Junto con las retahílas y trabalenguas son un recurso valioso para el aprendizaje del lenguaje verbal. Sirven para desarrollar la memoria y las capacidades comunicativas de niños y niñas. Mediante los dibujos recuerdan fácilmente la secuencia narrativa y la repetición favorece la comprensión del cuento aumentando la motivación.

Read Full Post »

Read Full Post »

Para iniciar la celebración del día de la Paz, este curso hemos contado el cuento “Leonor y la paloma de la paz”: “La paloma ha de llevar su mensaje a tierras lejanas, se tropieza con varios niños que le impiden realizar su cometido; hasta que aparece Leonor, que le ayuda y hace ver a sus amigos lo mal que la han tratado”.
A través del cuento aprovechamos para trabajar en clase la empatía. Hemos colocado el vagón en nuestro tren del carácter para seguir recordando a lo largo del curso lo que hemos aprendido: a ponernos en el lugar del otro.

He elaborado este vagón para el tren del carácter.

He elaborado este vagón para el tren del carácter.

Cuento

MARGARITA MENENDEZ, MAITE CARRANZA, EDICIONES SM, 2003

ficha alumno

Read Full Post »

En su acepción psicológica más clásica, la timidez se utiliza para referirnos a “aquellos niños con un patrón de conducta caracterizado por un déficit acusado en las relaciones interpersonales y una tendencia estable y acentuada de escape o evitación del contacto social con otras personas”.
Hay una creencia extendida que no se trata de un problema serio, que probablemente el tímido ha nacido así y que estos síntomas mejorarán con la edad. Esto puede ser verdad en algún caso; en la mayoría se habrá perdido un tiempo precioso.
Hoy en día, ya nadie pone en duda la importancia que la interacción interpersonal tiene en el desarrollo infantil y en el funcionamiento psicológico, escolar y familiar. Desde los primeros pasos con sus iguales en guarderías hasta la posterior escolarización, el niño debe ir construyendo, como parte fundamental de su educación, una serie de habilidades sociales que de no establecerse de forma adecuada, pueden limitarlo en muchos aspectos de su funcionamiento, además de producirle un gran sufrimiento emocional. De ahí la importancia de detectar a tiempo al niño tímido y dotarle de unas herramientas útiles para que pueda construir con mayor eficacia una comunicación interpersonal saludable.
Principales manifestaciones de la conducta tímida:
1. Déficit o carencia de conductas interactivas.
El niño tiene problemas para relacionarse con sus iguales o los adultos: No participa ni pregunta en clase, le cuesta iniciar conversaciones con otros niños o tomar la iniciativa en cualquier actividad. Se muestra reservado y distante. Pueden también estar presentes una pasividad excesiva, aislamiento, baja asertividad, escasa capacidad de expresión emocional, inseguridad, lentitud y sumisión al grupo. En definitiva presentan un escaso repertorio en habilidades sociales.
2. Conductas de temor, miedo o ansiedad
Suelen estar presentes las conductas de ansiedad (anticipatorias de la situación o en la propia situación), temores y miedos irracionales en el sentido de tener que expresar una opinión o efectuar algún acto en presencia de sus iguales o adultos (en clase: p.e. leer en alto, responder a preguntas o resolver en la pizarra algún problema). Acompañando a los temores se produce la activación psicofisiológica (ansiedad) que se manifiesta con temblores, rubor, tartamudeo, dolores estomacales, etc. Lo peor es la falta de autocontrol que puede experimentar el niño ante estos episodios lo que le puede llevar a evitar activamente situaciones concretas.
3. Problemas relativos a su autoestima.
El niño tímido es un niño que sufre y eso le puede llevar a problemas afectivos, de baja auto-estima y una tendencia a subestimarse e incluso a desarrollar ciertos sentimientos de inferioridad acompañados de indefensión, ocasionalmente depresión, hipersensibilidad, culpabilidad, atribuciones inexactas, ideas irracionales, etc… Es también probable que haya episodios de “rompimiento emocional” que se manifiesten en forma de llantos en momentos puntuales o también (según el niño) de conductas disruptivas en su entorno más próximo. Finalmente, también pueden darse quejas psicosomáticas (dolores de estomago, mareos, dolor de cabeza, etc.., en algunas ocasiones para evitar las situaciones temidas: colegio, etc.).
http://www.psicodiagnosis.es/areageneral/latimidezelniotimido/index.php

Vagón para el tren del carácter.

Con este cuento y aprovechando que hacemos un proyecto sobre los dinosaurios, trabajaremos la timidez.

El primer viaje de Dino
– ¡Nos vamos de vacaciones!- gritó Diego.
Y todos sus juguetes comenzaron a empujarse para quedar en la parte de arriba del baúl. Menos Dino, el pequeño dinosaurio verde y amarillo que, como siempre, se escondió en la esquina, debajo del tren de madera. Y es que cada vez que Diego se iba de vacaciones, metía la mano en el baúl de los juguetes y sacaba uno al azar. Y lo llevaba con él de viaje, a vivir aventuras estupendas.
Pero Dino tenía miedo de todo. De los trenes y de los aviones, del agua y de los animales, de los ruidos y de las personas. Y pocas veces se atrevía a salir del baúl, y mucho menos a arriesgarse a ser elegido para acompañar a Diego en sus vacaciones. Los padres de Dino estaban muy preocupados. Y los demás juguetes estuvieron de acuerdo en ayudarles a solucionar el problema.
– Dino, no se puede vivir con miedo a todo cuando no hay razón para ello. Te pierdes experiencias maravillosas y lecciones importantes. Y como el miedo sólo se supera enfrentándose a él, este año vas a ir tú de vacaciones.
De nada sirvieron los gritos y lloros de Dino. Todos los juguetes le empujaron hacia arriba y se apartaron, así que cuando Diego metió la mano en el baúl sólo tocó un dinosaurio tembloroso.
– ¡Qué alegría, Dino, con las ganas que tenía que te tocara a ti!- gritó Diego, feliz-. Este año vamos a la playa. ¡Verás lo bien que lo vamos a pasar!
Dino se pasó el viaje en el coche temblando y con los ojos cerrados. Cuando subieron al avión estaba asustadísimo, pero se atrevió a mirar por la ventanilla ante los gritos de entusiasmo de Diego… ¡Qué maravilla! Según iban subiendo, más pequeñitos se veían los coches, las casas, los árboles…Parecía que estuvieran volando sobre la bola del mundo de su habitación. ¡Y pasaban entre las nubes! Viajar en avión no daba miedo, sino que era emocionante. Tampoco el tren que cogieron después daba miedo: ¡qué divertido era intentar no perder el equilibrio con el traqueteo! Ni la habitación del hotel, con aquella cama tan grande y cómoda, estupenda para saltar y dar volteretas.
A Dino le gustó tanto la playa que no le importó llenarse de arena, ni pasar de mano en mano cuando los demás niños quisieron jugar con él. Pero lo mejor fue bañarse con Diego en el mar. Aunque al principio se asustó al ver las olas, ¡cuánto disfrutó después nadando, buceando, viendo los peces, saltando las olas! Fue una semana llena de experiencias fantásticas. Cada día era una aventura.
Y cuando volvieron a casa, todos los juguetes le rodearon, ansiosos por escuchar nuevas historias. Pero lo primero que hizo Dino fue abrazarse a sus padres y decirles, emocionado:
– ¡He pasado los mejores días de mi vida! Y ya no tengo tanto miedo a las situaciones nuevas. Muchas gracias, papi, mami, por obligarme a ir. ¡Nunca hubiera perdido el miedo si no me hubiera visto obligado a enfrentarlo! Ahora me doy cuenta de lo tonto que era, ¡la de cosas maravillosas y divertidas que me he perdido hasta ahora! ¡Yo quiero volver a viajar el año que viene!
Los padres de Dino estaban muy contentos. A partir de aquellas vacaciones, Dino se transformó en un dinosaurio feliz, valiente, orgulloso y seguro de sí mismo. Y no volvió a dejar pasar ninguna oportunidad de correr nuevas aventuras. ¡No tengáis miedo a vivir cosas nuevas! Y si lo tenéis, enfrentaos a vuestro miedo y vividlas a pesar de él. ¡La recompensa será maravillosa!
Marta Nonide Robles
http://www.guiadelnino.com/ocio/cuentos-infantiles/3-cuentos-sobre-dinosaurios

Ficha para el alumno.

Read Full Post »

Del mismo autor que el cuento “el conejo Bermejo”. Con él podemos trabajar la atención en clase, para niños que se distraen con facilidad. En este caso el truco se lo enseña el elefante sabio:
– “Cuando la maestra termine de explicar, cierra los ojos e intenta imaginar lo que vas a hacer, y repitelo en voz muy bajita mientras trabajas”.

Read Full Post »

Older Posts »